La ley del silencio

Me da pena que con nosotros no viva un notario porque seguramente Alma ya habría ganado algún tipo de premio. O batido algún record. El otro día estuvo de berrinche de 19h a 22:15h, tres horas y cuarto que se dice pronto…Para aquellos que no lo sepan la diferencia entre berrinche y llantina son los decibelios. La llantina es un volumen normal y es controlable. El berrinche es una mezcla de llanto desesperado y grito a un volumen brutal. Y es incontrolable e inconsolable y normalmente al final hay víctimas. La culpa es mía por vulnerar la ley del silencio.

La ley del silencio es una ley universal no escrita entre padres y madres y consta de dos reglas fundamentales:

1º) No decir NUNCA que las cosas van bien porque irán a peor

2º) No decir NUNCA mi hijo hace esto porque hará justo la contraria

Analicemos un caso práctico: 18:30h Día del berrinche de Alma. Me encuentro a una amiga y me pregunta por Superbebé que se hacía la dormida en su carro. Entonces yo le digo -“pues bastante mejor, lleva varios días sin berrinches, yo creo que se le han quitado”- Inmediatamente me di cuenta de mi error y me puse a rezar a Alá mentalmente y a pensar en todas las palabras que acaban en “on”. Media hora después Alma abre sus ojitos y se pone a berrear tal y como ya he contado. ¿Casualidad? Amigas, amigos, con los niños las casualidades no existen. Yo sugiero que entre todas y todos establezcamos un código para saltarnos la ley del silencio con las señales del mus de tal modo que sacar la lengua -dos pitos- sea “no duermo nada”, alzar las cejas -duplex o parejas- sea “ahí vamos” y guiñar el ojo -juego con 31- sea “¡Dormimos del tirón!”. A partir de ahí podemos complicarlo todo lo que queramos y encontrar señales para “hoy parece que si que se tomó la papilla de frutas” o “la caquita ya no es verde”.

En el parque empujando nuestros carritos o apoyados en la esquinas intercambiaríamos nuestras señales en silencio y así ellos no se darían cuenta, ¿que os parece?

Otro que no dormía nada...
Anuncios

3 comentarios en “La ley del silencio”

  1. Jajaja.. Yo también me arrepentí mucho el otro día de casi decir algo.. Al final no llegó la sangre al río pero hubo amagos.. En fin que no te digo nà que tó se sabe.. 😉 Buenas noches y buena suerte!!

  2. Jajajajaja… ay, cómo me río con tus historietas (y lo malo es que estoy en el trabajo y tengo que esconder la cabeza tras la pantalla y me tiro el rato así, encogidica, como si no tuviera cuello)

    Hay otra frase que también tendríamos que evitar, o por lo menos buscarle un sustituto gestual: QUÉ BIEN VAMOS HOY DE TIEMPO… I N F A L I B L E: Uno se caga justo antes de salir por la puerta, te dejas el chupete del otro y te toca volver, y cuando al fin llegas a la calle no recuerdas dónde aparcaste el coche…

    1. ¡Totalmente de acuerdo! A mi hoy sin ir más lejos me ha pasado antes de ir a la pediatra (que he llegado tarde por supuesto). Pues no sé podemos subir las dos yemas de los dedos tímidamente en plan “todo va a pedir de boca” ¿que te parece?
      No sabes lo mucho que me alegro que te rías (ya solo con que las leas flipo!) con mis historias. Es lo mejor que me puede pasar en esta inmersión de full time madre. Me has alegrado el día.
      Un abrazo!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s