No hay piñata

Ayer noche, entre berrinche y berrinche tuve otra certera revelación y es que esto no va a parar nunca. O al menos de aquí a muchos meses. Muchos, muchos. No sé porque he tenido en estos cuatro meses la sensación que todo iba a ir a mejor y solo ha empeorado. Las tres horas para dormir se convirtieron en dos, la dos en una, la una en media y la media en media con berrinche infernal y continuado. A peor peor, vaya. De haber sabido que en mi barriga se escondía Superbebé (porque en la ecografía hubiera aparecido con un halo fluorescente o algo así) me hubiera sometido a un duro programa de entrenamiento patrocinado por la CIA, el FBI, Mortadelo y Filemón y el SAS. Probablemente ahora si me secuestraran y me viera obligada a esconder un secreto de estado bajo amenaza de tortura sería cápaz. Si me encerraran en un cuarto y no me dejaran dormir y cuando se me descolgara la cabeza de sueño sonara una música heavy a un volumen atronador, no sería ni más ni menos como cualquiera de mis noches, solo que sin cacas, arañazos y mordiscos en las tetas, es decir sería mucho mejor que cualquiera de mis noches. Ayer cuando escondía mi cabeza debajo de la almohada en uno de los berrinches (no soy insensible ya estaba mi PE intentando consolarla, sin resultado of course) me di cuenta que añoraba las noches en que me levantaba solo nueve veces y que con Mario también pasaron los meses pensando que todo iba a ir a mejor. Y los cólicos se empalmaron con los dientes, los dientes con los miedos, los miedos con los pises, los pises con los celos…

Hoy hemos celebrado el cumple de Mario y ya hacía un buen rato que se había acabado la comida cuando mi amiga Julia (5 años) me ha tirado del pantalón y me ha dicho: “Empiezo a sospechar que no hay piñata”. Pues eso. Empiezo a sospechar que no hay piñata. De aquí a un par de años de piñata nada…

Anuncios

3 comentarios en “No hay piñata”

  1. Ohhh! Pobre niño, se parece a mi gremlin… Si mi gremlin tuviera más pelo y más dientes, claro!! Nosotros estamos en plena lactancia-a-demanda con la niña de mes y medio, y te puedo asegurar que el que canta serenatas es el de 16 meses. El coctel molotov es güeno güeno… que la T.I.A nos pille confesados 😉

  2. .. Uff.. A mi ya me está dando miedo el atracón de chuches que nos vamos a dar cuando por fin haya piñata.. Es lo que tiene la inhibición, que luego llega Mónica Naranjo cantando aquello de “Desátame (o apriétame más fuerte)” y nos volvemos locas, locas!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s