Mr. Fertilizer

Os autorizo a que me abofeteéis en plan Gilda en cualquiera de estos dos casos: uno, que me escuchéis pronunciar “tener” e “hijo” en la misma frase. Ejemplo: “pues no estaría mal tener otro hijo” o “estoy pensando tener otro hijo” o “no me importaría tener otro hijo”. Dos, que me oigáis decir algo tipo: “pues Alma no era un bebé tan malo” o “bueno, Alma era malusquilla pa dormir pero tampoco era para tanto…”.

 Lamentablemente esto ocurrirá tarde o temprano porque así es como la Señorita Naturaleza se asegura de la supervivencia de la especie: aprovechándose de hembras hormonadas e hipersensibles que danzan a su antojo como yo. Y es que un día, cuando todo esto haya pasado, cuando durmamos, cuando salga la hembra Ummita del cuerpo de mi hija* convirtiendo a esta en una niñita adorable entonces y solo entonces, cuando mis defensas estén bajas, la Señorita Naturaleza llamará a Mr. Fertilizer (pronunciar Mister Fertilaiser). Mr. Fertilizer llegará surcando el cielo, agitando su abanico de esporas del olvido. Sacudirá todo lo malo. Todos los berrinches y las malas noches desaparecerán como por arte de magia quedando solo, como en el café, los posos de un amor sosegado y profundo. Entonces veré un tierno bebé con ese olor que tienen de fondo como a caramelo humano y mi boca empezará a babear y diré: “¿lo puedo coger?, que monoooooo”. NO. MAL. No amigas y amigos, personas humanas NO. Por que yo, como el aviador de Brecht, “lucho contra la naturaleza y contra mi mismo”. Así que públicamente pido ayuda por dios y cuando se presente ese momento (y se que a muchos de vosotros esto no es resultará difícil) tener caridad de mí y abofeteadme.

*ver Superbebé

Anuncios

13 comentarios en “Mr. Fertilizer”

  1. A mí nadie me abofeteó, y a los cinco meses de que el Gremlin pululara en el mundo, mi marido, el hombre que susurraba y te preñaba, ya había lanzado su espora. Sinceramente, creo que dos es un número precioso… pero aun así yo tengo unas euforias post parto muy malas que me hacen sentir la encarnación de la venus de Willendorf. Me replanteo repoblar el planeta como otros se plantean recliclar, es cuestión de conciencia social. En fin, que la lactancia materna me proteja mientras las hormonas vuelven a sus niveles fisiológicos!!

  2. Yo también me apunto al “tortazo”… Siempre he dicho que dos era perfecto, ni uno más, ni uno menos. Pero ahora que tengo dos niños, ya me ronda la cabeza la peligrosa idea de si me voy a quedar con las ganas de una niña…
    Y además ya lo decía Ikea (y ésto para mí es Ley) donde caben dos caben tres…

  3. El hecho de que escribas este post me hace pensar que la idea ya ronda tu cabeza. Adelante!!! tienes nuestra bendición 😀

  4. Yo no puedo hablar de esto, mi panza de segundona habla por sí sola… eso sí, dos es mi tope y pongo a mi portátil (que es lo que más quiero en este mundo material) como testigo…

  5. Pues a mi me ronda Mr Fertilizer pero yo le digo que se espere que está el patio muy revuelto y que los bebés crecen y hay que vestirlos.. Pero ahora son taaaaaan monos…
    Y tres es un bonito número… ¿A que si?
    En fin.. Que Ogino nos coja confesados!!

    1. No si ya tengo dos! ese es el problema (o la suerte!). Estoy en plena fase bebé muy muy muy llorón (de ahí la creación de este blog). La cosa es que ahora me he enterado que en mi familia hay muchos antecedentes de mellizos, así que por lo visto es muy probable que si me quedara embarazada tuviera: ¡cuatro! ahhhhhhhhhhh. Una bofetadita pequeña bastaría…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s