Del libro de Juan, versículos del uno al quince…

“[…Y un cortejo de ángeles celestiales entró en la casa del señor proclamando: “Padre misericordioso creador del cielo, de la tierra y el calendario escolar, traemos una mala nueva. En la tierra, otros creadores que se llaman a si mismo médicos han inventado un brebaje intervertebral llamado epidural que anula los efectos del castigo divino y poco menos que manda al traste el pecado original”. Dios todopoderoso permaneció callado unos instantes hasta que anunció: “mandad llamad a tres de mis discípulos que acaben en ías. Habiendo transcurrido la luna de paracebes aparecieron los ángeles con Tobías, Isaías y Zacarías. “Mis queridos hermanos, ¿se os ocurre la manera de acabar con este sacrilegio proferido por las hembras desafiantes e indignas? ¿Acaso Eva, no tuvo suficiente con morder mi última manzana, sabiendo que soy de esos que se dejan lo que más les gusta al final del plato?. ¿No era suficiente con eso ay Eva, Eva…?”. “Enviemos un diluvio universal” -dijo Tobías-. “Eso ya lo he hecho y no me gusta repetirme. ¿Isaías?”.”Um…¿que tal si convertimos el agua en vino?”. “Vaya, ¡se ve que los lunes no estáis muy inspirados!…¿que dices tu Zacarías?”. “¡Encerremonos tres días y tres noches en aquella cueva y no salgamos hasta tener la solución!”. “Bueno, por lo menos uno de los tres no es tonto” -dijo Dios piadoso-. Y durante tres días y tres noches permanecieron encerrados deliberando…]”

“[…En la hora tres del tercer día la puerta de la cueva se abrió y las criaturas celestiales acudieron para escuchar la palabra de Dios. Y Dios dijo: “aquella hembra que recurriese a la analgesia epidural para mitigar su dolor parirá de su vientre un bebé que llorara y llorara durante meses, sin remedio, consuelo o solución. Lo hemos llamado cólico del lactante. Y por si acaso nos quedamos cortos a partir de hoy todos los bebes sufriran dolor al salirles los dientes y saldrán estos de manera lenta y prolongada durante los primeros años de vida. Mogollón. Les va a doler. Ya está bien. De tanto cachondeo.”]

De Alberto Montt

 

Anuncios

3 comentarios en “Del libro de Juan, versículos del uno al quince…”

  1. Qué majete Dios, siempre pensando en todo…
    Y por si no teníamos ya suficiente Castigo Divino con los cólicos y los dientes de los niños, a nosotras nos envía una cesta personalizada al hospital con un apetecible combinado de estrías, varices y esas cositas tan poco glamurosas que “se sufen en silencio”…

    Besos

  2. Alguno va a creerse que la epidural y el cólico del lactante tienen algo que ver… tiempo al tiempo!

    Me ha encantado encontrar aquí una viñeta de Montt. Soy muy fan y creía que estaba solo a este lado del charco!

    Leerte me hace sentir algo de compasión por ti y mucha alegría por mí: ni cólicos, ni molestias reseñables con los dientes, ni problemas para comer, ni una mala noche… 🙂

  3. ¿Ni una mala noche, dices paparracho?… ¿no sabes que no se come delante de los pobres? :p
    Ya tendrás un segundo, ya…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s